HogarNegocioOcioOficina

Cómo ahorrar en la factura de la Luz

Con los nuevos cambios en la factura de la luz, vigentes a partir del 01 de junio de 2021, se hace necesario cambiar los hábitos de consumo para ahorrar en la factura de la luz.

Con la nueva tarifa de la luz, si deseamos ahorrar, debemos evitar consumos en las denominadas “horas punta”, las más cara. De este modo, trasladando el uso de los electrodomésticos más potentes a las horas valle, podemos obtener un ahorro económico.

A continuación, explicamos algunos consejos para intentar ahorrar en la factura de la luz:

1- Controla el consumo de cada electrodoméstico.

Es importante conocer el consumo de cada electrodoméstico para ver si compensa cambiar su su uso a las horas valle. Para esto, en el mercado disponemos de medidores de electricidad, que siendo del tamaño de un enchufe, permiten conocer el consumo de un aparato. De este modo, sabiendo por ejemplo la energía consumida en un ciclo de lavado, podemos calcular el ahorro potencial de poner la lavadora los fines de semana.

2- Programa el encendido de aparatos en las horas valle.

Una vez conocido el consumo de cada electrodoméstico, podemos programar su encendido, para desplazar su uso a las horas valle. Ésto es especialmente útil en aparatos de gran consumo, como por ejemplo: calefacción, termos eléctricos o aire acondicionado. Los programadores son muy sencillos de emplear y permiten por ejemplo automatizar el encendido o apagado de diversos consumos a las horas que más nos interese.

3- Instala alumbrado LED.

El alumbrado tipo LED permite ahorrar hasta un 80% del consumo de alumbrado. Además, al emitir menos calor permite ahorrar en la climatización de las estancias. Por estos motivos, este tipo de lámparas se amortizan rápidamente. Además, en el mercado existen luminarias LED con multitud de formas y colores, que se adaptan a cualquier espacio y permiten crear diferentes ambientes.

4- Invierte en electrodomésticos eficientes.

Además de la climatización, el mayor consumo energético en el hogar se produce en los electrodomésticos. Sustituir los electrodomésticos antiguos por otros actuales de mayor eficiencia permite ahorrar en la factura de la luz y ser más respetuoso con el medio ambiente. Además, modificando las pautas de uso, podemos reducir la factura de la luz; por ejemplo: empleando más el microondas y menos el horno eléctrico, tendiendo la ropa al sol o en un tendedero en lugar de emplear la secadora o manteniendo el frigorífico y el congelador llenos.  A continuación, tienes algunos ejemplos de electrodomésticos eficientes

 

5- Aísla tu casa.

Sin duda, uno de los mayores consumos de energía en un hogar o en una oficina son la calefacción y el aire acondicionado. La mejor forma de reducir su uso sin renunciar al comfort térmico es mejorar el aislamiento de las paredes, techos, suelos y ventanas. Por ejemplo, instalando dispositivos de sombreamiento en las ventanas, además de ganar intimidad, evitas que la radiación solar entre en el interior de la vivienda ahorrando en el uso del aire acondicionado.